Categorías
Actualidad

Nuevo boletín informativo Somos Nuestra Tierra de Juventudes Agrarias de COAG 2021

DESCARGAR BOLETÍN

Artículos:
– De ingeniero a tecno-agricultor. Caso de éxito.
– Conoce los principales bancos de tierras para jóvenes agricultores.
– “Eco-esquemas de la PAC”. Qué son y cómo pueden influir en la ayuda que recibes.

Categorías
Actualidad

BASE

MENU

Categorías
Actualidad

ASAJA, COAG y UPA reclaman contundencia para evitar que la “guerra de precios” de las cadenas de distribución pase factura en el campo

  • Ante la pérdida de poder adquisitivo provocada por la pandemia en millones de hogares, las ofertas promocionales de productos de primera necesidad (pollo, leche, huevos y aceite) han ganado peso en las estrategias comerciales.
  • Las organizaciones agrarias han trasladado su preocupación a los distintos grupos políticos en el Congreso, durante la ronda de contactos en torno a la tramitación de la reforma de la Ley de Cadena Alimentaria.
  • Es el momento de sellar un gran avance: la prohibición de comprar por debajo de coste y de destruir valor en la cadena.

Madrid, 11 de marzo de 2021. Las organizaciones profesionales agrarias, ASAJA, COAG y UPA, han reclamado contundencia a los diferentes grupos políticos con representación en el Congreso de los Diputados para evitar que la “guerra de precios” de las cadenas de distribución pase factura en el campo. Así se lo han trasladado durante la ronda de contactos celebrada durante las últimas semanas en el marco de la tramitación del proyecto de Ley por la que se modifica la Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Ante la pérdida de poder adquisitivo provocada por la pandemia en millones de hogares, las ofertas promocionales de productos de primera necesidad (pollo, leche, huevos y aceite) han ganado peso en las estrategias comerciales. Las organizaciones temen, que tal y como ha sucedido en otras crisis económicas, la batalla por arañar puntos en la cuota de mercado acabe “financiada” por el sector agrario. “Resulta intolerable que el esfuerzo de agricultores y ganaderos se utilice para atraer consumidores a los puntos de ventas, destruyendo tejido productivo y abocando a la mayoría del sector a producir a pérdidas”, han afirmado los máximos responsables de UPA, COAG y ASAJA.

Los ganaderos avícolas y de vacuno de leche ya han experimentado esa presión a la baja durante el proceso de renovación de los nuevos contratos. En el caso de los productores de leche, actualmente los precios en origen se han reducido entre 2 y 3 céntimos por cada litro, mientras que el resto de eslabones mantienen rentabilidad en sus márgenes. En el sector avícola, varias cadenas han lanzado ofertas al consumidor mientras que los productores afrontan una subida de costes continuada recibiendo precios un 5,5% inferiores en lo que va de año respecto a las cifras del año pasado.

Ante esta situación, COAG, ASAJA y UPA han traslado su preocupación a todos los partidos políticos. Varias de las enmiendas planteadas en conjunto han sido contempladas por los grupos, ya sea de aquellos vinculados al gobierno como de la oposición, y se sigue trabajando para ampliar la aceptación de las principales reivindicaciones del sector agrario.

Tanto en las comparecencias públicas que tuvieron lugar en el mes de enero en la Comisión de Agricultura del Parlamento, como en dichas reuniones, las organizaciones agrarias han insistido, entre otras cuestiones, en la necesidad de prohibir la venta a pérdidas en el último eslabón, en crear un registro de contratos, incluir en el ámbito de aplicación de la ley a los productos importados de países terceros, así como al canal HORECA a partir de los mínimos estipulados por la ley 12/2013, reforzar la figura del mediador, y en generar índices de precios y costes que sirvan de referencia objetiva y pública.

Las organizaciones agrarias consideran que ahora, y no en otro momento, se debe avanzar en la dirección correcta con la inclusión de estas enmiendas en la ley, así como consolidar el cambio de paradigma introducido a raíz de las históricas movilizaciones del sector en febrero y marzo de 2020: la prohibición de comprar por debajo del precio de coste y de destruir valor en la cadena.

Categorías
Actualidad Ganadería

“Si la ministra acaba ordenando la inclusión del lobo en el listado de especies no cinegéticas, estará declarando la guerra al sector agrario y al medio rural”

Intervención íntegra de Miguel Blanco, Secretario General de COAG, durante la rueda de prensa conjunta de las tres organizaciones profesionales agrarias, ASAJA, COAG y UPA.

1) La mayor amenaza

Me gustaría iniciar mi intervención con unas declaraciones recientes de Odile Rodríguez de la Fuente. Dice que: “Proteger al lobo sí, pero no así”. La protección de esta especie no puede llevarse a cabo sin atender a todas las sensibilidades de los territorios en que habita. Solo desde el consenso lograremos su conservación.” “La mayor amenaza para el lobo es la idiotez humana”. COAG suscribe esta posición tan sensata. Y añadimos nosotros que la mayor amenaza para el lobo, en este momento, es la Ministra y el Secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Transición Ecológica y los grupos ultras que pululan alrededor.Es decir, la mayor amenaza la idiotez humana.

2) Qué sentido tiene la decisión.

Qué sentido tiene modificar el estatus del lobo al norte del Duero, para que deje de ser especie cinegética, cuando España es el país de la UE con mayor número de lobos, ( más de 2.500 ejemplares, frente a los 300 de los años sesenta) y además situados en un 95% en las Comunidades Autónomas del noroeste, precisamente a las que se penaliza.

Qué sentido tiene dotar al lobo de protección especial, al norte del Duero, cuando las CCAA afectadas tienen Planes de Gestión adaptados a su realidad territorial, que ha permitido la expansión del lobo.

Qué sentido tiene agravar la situación de los ganaderos y especialmente de la ganadería extensiva, de pastoreo con razas autóctonas, que favorecen la limpieza de montes frente a los incendios, el aprovechamiento de pastos y recursos naturales, la economía circular, la biodiversidad. Es decir, que estas ganaderías y estos ganaderos, contribuyen a la gestión sostenible del territorio y al mantenimiento de la población, donde más se necesita. Y a cambio este Ministerio agrava aún más la situación que soportan las ganaderías familiares, por las grandes pérdidas económicas que causan anualmente los ataques del lobo, que mata cada campaña más de 15.000 animales.

¿Qué sentido tiene este atropello? Pues, el oportunismo político, el postureo de escaparate, a espaldas de la realidad del medio rural. Y la prepotencia de los despachos y el sectarismo ideológico.

3) Coexistencia y regulación.

COAG apuesta por la coexistencia de la actividad agraria y la fauna silvestre. Defendemos la biodiversidad y la sostenibilidad medioambiental. Pero la coexistencia exige regulación y control de las especies. No podemos aceptar que por la presión de los animalistas y similares, especies como el jabalí o los cérvidos se conviertan en una plaga que arrasa cultivos y difunde problemas sanitarios. No podemos aceptar que el lobo prolifere de forma descontrolada, a base del sacrificio de la ganadería extensiva y de las razas autóctonas en peligro de extinción. Porque si lo aceptamos, estaremos aceptando el cierre de muchas explotaciones ganaderas, pequeñas y medianas, familiares y profesionales para las que no habrá relevo generacional,en condiciones tan duras.

Y las indemnizaciones por daños del lobo, solo cubren una pequeña parte de esos daños, encareciéndose los seguros tras los siniestros. Y con la PAC no nos pueden engañar. Viene con recortes. Y primero nos van a hacer un roto, para después tapar un descosido. Así no se arregla el problema. Hacen falta políticas verdaderamente compensatorias, pero sobre la base de un control y regulación efectivos del lobo.

4)Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico

Pero dadas las circunstancias ponemos en cuestión la propia denominación del Ministerio. Respecto a Transición Ecológica, decimos que la sostenibilidad medioambiental debe estar asociada a la sostenibilidad social y económica en el medio rural, de lo contrario la transición ecológica de este Ministerio es hacia ninguna parte.

Respecto a Reto Demográfico, con políticas como la del lobo, es reírse a la cara de las gentes que todavía residen y resisten en la España vaciada.

5) Comisión Estatal del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

La actuación del Ministerio de Transición en la Comisión Estatal  del Patrimonio Natural, el pasado Jueves día 4, nos deja preocupados, porque da la medida de un comportamiento arbitrario y antidemocrático. No se ha buscado el consenso con las CCAA afectadas, sino la imposición mediante unas formas inaceptables. Tampoco se ha dialogado con la representación del sector agrario, al que se deja de lado habitualmente.

6) Petición al Presidente

Si el Ministerio de Transición acaba ordenando la inclusión del lobo en el listado de especies silvestres de protección especial (LESPRE), estará declarando la guerra al sector agrario. Y esta declaración no quedará sin respuesta.

Por eso debe tomar cartas en el asunto el propio Presidente del Gobierno, al que nos hemos dirigido para que corrija la intención del Ministerio de Teresa Ribera.

Categorías
Actualidad Ganadería

Caza y lobo/ COAG rechaza el autoritarismo y la hipocresía de la ministra Teresa Ribera al expulsar a la ganadería extensiva de su milenario hábitat natural

La Comisión Estatal del Patrimonio Natural, que engloba a los departamentos de medio ambiente de las Comunidades Autónomas, ha decidido con el voto de calidad del Ministerio de Transición Ecológica que el lobo deje de ser especie cinegética. Los lobos matan anualmente más de 15.000 cabezas de ganado en nuestro país. A las millonarias pérdidas económicas, se suman los graves efectos sanitarios y reproductivos en las cabañas ganaderas y el estrés de las habitantes que viven en estas áreas. COAG llevará esta decisión ante las instancias políticas y judiciales competentes para impedir que acabe en ley y evitar así que el pastoreo y la ganadería extensiva se conviertan en una “actividad milenaria en peligro de extinción”.

Antepone lo criterios ideológicos de los grupos más ultras y radicales del animalismo al de los ganaderos, sin escuchar las propuestas de los afectados para garantizar una convivencia sostenible entre la ganadería y las especies silvestres.

Madrid, 5 de febrero de 2021. La Comisión Estatal del Patrimonio Natural, que engloba a los departamentos de medio ambiente de las Comunidades Autónomas, ha decidido con el voto de calidad del Ministerio de Transición Ecológica que el lobo deje de ser especie cinegética. Lamentamos que determinadas CC.AA. que no tienen que lidiar con esta problemática hayan condicionado el futuro de grandes áreas rurales de Asturias, Castilla León, Cantabria y Galicia, que concentran el 98% de las lobos de España, gracias a sus políticas de gestión y conservación, pero que soportan diariamente en sus explotaciones y viviendas el insostenible incremento poblacional.

COAG rechaza rotundamente la actitud “arbitraria, antidemocrática” de la ministra Teresa Ribera, que con esta decisión expulsa a la ganadería extensiva de su milenario hábitat natural. Revela además una gran hipocresía, al defender por un lado un modelo de producción sostenible y políticas para revertir el despoblamiento de la España rural y por otro amenazar el desarrollo de la ganadería extensiva.

Resulta inaceptable que se tomen medidas de este calado sin escuchar las propuestas de los afectados para garantizar una convivencia sostenible entre la ganadería y las especies silvestres. COAG siempre ha defendido la coexistencia entre la actividad ganadera y las especies salvajes pero, el insostenible crecimiento poblacional de manadas de lobo, jabalíes, etc.. en los últimos años, evidencia la necesidad de medidas para controlar y ordenar la fauna. Sigue en pág 2.

Los lobos matan anualmente más de 15.000 cabezas de ganado en nuestro país. A las millonarias pérdidas económicas, se suman los graves efectos sanitarios y reproductivos en las cabañas ganaderas y el estrés de las habitantes que viven en estas áreas. La situación resulta tan preocupante que el propio Ministerio de Agricultura tuvo que lanzar una advertencia, el pasado mes de abril, para alertar a las Comunidades Autónomas de los riesgos que entraña no ejercer el preceptivo control de la fauna silvestre. La desidia en la gestión de tales controles facilita los festines que el lobo se pega con las cabezas de ganado y la consiguiente sangría económica para el ganadero. También, la propagación de enfermedades, que podrían derivar en zoonosis, o sea, ser transmitidas al ser humano, la producción de daños en las explotaciones agrícolas mediante los cada vez más frecuentes destrozos de cosechas, la creciente alarma en los pueblos porque los lobos se acercan cada vez más a las poblaciones, los daños en infraestructuras básicas y la generación de accidentes de tráfico.

A medio plazo, hablamos de un serio problema para la biodiversidad, al amenazar una práctica ganadera como el pastoreo, con especies autóctonas, para una gestión sostenible del territorio y el medio natural, (caldo de cultivo para la proliferación de incendios en época estival), y por extensión para el mantenimiento de la actividad agraria y la población en las zonas más desfavorecidas.

COAG llevará esta decisión ante las instancias políticas y judiciales competentes para impedir que acabe en ley y evitar así que el pastoreo y la ganadería extensiva se conviertan en una “actividad milenaria en peligro de extinción”.